¿Qué es Arteficial?
Arteficial es una página web en la que poder reunir todos aquellos proyectos en los que una máquina, robot, programa o cualquier otro ente no humano (ni animal), genere obras de arte.
Hasta la fecha, se han dado multitud de casos en los que se han utilizado máquinas o robots en la creación artística. Sin embargo, se hace necesaria una diferenciación muy importante:
A)- Aquellas obras en las que el robot no es más que una herramienta para el artista (como puedan serlo un pincel o un martillo), siendo el robot una parte más o la totalidad de la obra.
B)- Aquellas en las que el robot genera obras de arte, tomando el papel del artista.
En la mayoría de los casos, se han producido obras del primer tipo. Si bien los resultados de las mismas han sido, en muchos casos, admirables, no se debería considerar a estas obras muy diferentes de una obra realizada con cualquier otra herramienta analógica o menos tecnológica, ya que tan sólo es una cuestión de contextualización de las herramientas en el tiempo (hace millones de años, un pincel podría ser lo que un microbot será dentro de otros tantos años).
Por otro lado, en los casos en los que los robots son los creadores de obras artísticas, hay que hacer así mismo una diferenciación importante para poder distinguir entre los robots que realmente son creadores de la obra artística y aquellos en los que el creador de la obra es la persona detrás del diseño e implementación del robot. Esa diferenciación es fundamental:
¿Es el robot consciente de la obra que está creando?
Resulta muy complejo determinar hasta qué punto una máquina puede ser consciente o no de la obra que esté realizando, incluso podríamos decir que en algunos casos, resulta difícil determinarlo cuando el artista es humano.
Dentro de los ejemplos que se pueden ver en esta web, se han destacado aquellos proyectos en los que la máquina-robot-programa-etc tiene algún grado de creatividad o autonomía artística frente a aquellos que tan sólo traducen señales de sonido, etc, mediante algoritmos predefinidos, lo cual los convierte en artistas mucho más deterministas y menos creativos en el sentido humano de la palabra, meros autómatas que realizan sus tareas sin saber por qué, ni para qué. Evidentemente, las obras resultantes de los artistas del segundo tipo, pueden llegar a ser estéticamente tan interesantes o más que en el caso de los primeros, pero desde el punto de vista conceptual de los procesos existentes detrás del proceso creativo son claramente menos definitivos a la hora de intentar responder la gran pregunta:
¿Siguen los humanos algún tipo de proceso lógico-computable en sus procesos creativos?
¿Es posible una automatización del arte?